Una casona embrujada, el destino de un ex juez condenado a prisión

A fines de marzo, Juan Bernardi fue sentenciado a cinco años por participar en su chacra de fiestas sexuales con chicas carenciadas.

 

En una antigua y abandonada casona del paraje patagónico de Cubanea, a la cual se le atribuyen “apariciones fantasmales”, pasará encerrado sus próximos cinco años el ex juez penal de Viedma Juan Bernardi (58), quien fue condenado por el delito de “promoción de corrupción de menores”, acusado de participar en su quinta de fiestas sexuales con chicas carenciadas que estaban alojadas en institutos de menores dependientes del gobierno de Río Negro.

La residencia permanecía deshabitada, pero la Justicia no logró ubicar otro espacio para el ex magistrado que protagonizó este caso que conmovió a toda la provincia.

Bernardi deberá cumplir su sentencia en una casona construida en la década del ‘30 con la exclusiva compañía de un guardia penitenciario. El paraje fue fundado a mediados del siglo 19 por un grupo de 10 familias de origen italiano con el propósito de fomentar una colonia agrícola.

 

seguir-leyendo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s