Despegó la construcción en marzo, pero el consumo sigue en baja

La construcción suma otro brote verde a los datos de recaudación, pero el consumo aún está deprimido. La vuelta de Ahora 12 mejoraría las cifras de abril, según CAME.

 

La grieta entre los indicadores de la actividad económica y los termómetros de “la calle” todavía sigue siendo amplia. Mientras el Índice Construya, que mide la actividad de las empresas líderes de la construcción, registró en marzo un aumento de 11,2% interanual y una variación positiva de 3,3% respecto a febrero, las ventas en los comercios minoristas cayeron un 4,4% el mes pasado contra igual lapso del año pasado, de acuerdo al informe publicado ayer por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Luego de un pésimo año, la construcción privada tuvo la primera suba interanual desde enero de 2016 y exhibió un brote verde para realzar los ánimos en el Gobierno. El índice mostró valores similares a los de septiembre pasado, con estacionalidad, y el más alto desde julio sin estacionalidad.

En marzo, se despacharon 1.032.119 toneladas de cemento. Así, los despachos crecieron un 15,5% interanual, según la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP).

Dos consultoras privadas, Estudio Bein y Federico Muñoz & Asociados, destacaron esos datos. Muñoz, incluso, analiza que “se consolidan los brotes verdes” y suma a la recaudación como muestra del cambio de tendencia en la actividad. Si el Gobierno logra que los indicadores económicos mejoren sostenidamente, llegaría aliviado y con oxígeno a las elecciones primarias, el 13 de agosto.

La contracara de estos brotes verdes, como en los últimos meses, estuvo en el consumo. En el primer trimestre de este año, la baja en las ventas minoristas promedió 3,7%, para CAME.

Para la entidad, las razones de que las ventas continúan “apagadas” se encuentran en que los consumidores aún sienten la pérdida del poder adquisitivo de sus ingresos, tienen sus tarjetas “cargadas” y están tratando de “reordenar” sus finanzas personales.

A la vez, la entidad identificó que en las provincias fronterizas todavía no se detuvo la tendencia de los consumidores de movilizarse para hacer compras a los países vecinos. “Fue muy notorio el flujo de argentinos que salieron del territorio nacional para comprar en países vecinos a precios más competitivos que en el mercado local. También el comercio ilegal, abastecido en buena medida de mercadería que ingresa de contrabando por las fronteras, le restó clientes al (comercio) formal”, analizaron. Pruebas de ello resultaron los descensos en las operaciones de Misiones (12%); Mendoza (11%); Entre Ríos (9,3%) y Santa Cruz (7,3%).

 

seguir-leyendo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s