La venezolana que desafió a las tanquetas chavistas

La imagen recuerda al conocido como ‘el hombre de tanque’, aquel rebelde anónimo que dio la vuelta al mundo al ser grabado y fotografiado de pie frente a una columna de tanques durante las protestas de la Plaza de Tiananmen de 1989 en China. Casi 30 años después la imagen y el vídeo se repiten, pero esta vez China es Venezuela, y el rebelde desconocido es la manifestante desconocida, la mujer que hizo recular a las tanquetas de Nicolás Maduro.

 

 

El país se dividió en dos. Tres personas han muerto y decenas han resultado heridas. Los opositores que exigen elecciones, respeto al Parlamento, la libertad de los presos políticos y la habilitación de un canal humanitario. Y los partidarios del Gobierno de Maduro que les acusan de intentar asaltar el poder.

Entre 100.000 y 200.000 venezolanos se atrevieron este miércoles a protestar en las principales ciudades del país pese a la represión y el amedrentamiento desplegados, una vez más, por la revolución. Caracas vivió una brutal batalla campal, en la que las fuerzas de seguridad de Gobierno venezolano no dudaron en reprimir a los manifestantes con gases lacrimógenos, perdigones y tanquetas…

Y allí en Caracas, una mujer se enfrentó sin armas, sin nada, sólo con su valentía a la Guardia Nacional de Venezuela. Se colocó frente a una tanqueta, bien pegada, con su pecho sobre su guardabarros, mujer contra Goliat de hierro, con sus manos cubriéndole los ojos para soportar los gases que pintaban la escena, con la bandera venezolana sobre su cuello y sobre su cabeza…

De repente un agente de la Guardia Nacional abre la escotilla de la parte superior de la tanqueta, asoma cobardemente la cabeza y le advierte que se aparte, al segundo lanza una granada de gas lacrimógeno sobre ella, ella ni se inmuta, se mantiene firme, impasible.

La tanqueta empieza a echar marcha atrás unos metros. La manifestante desconocida no se achanta y camina para adelante colocándose de nuevo frente a al vehículo . Se queda a menos de un metro, mira a su alrededor, a las otras tanquetas que la rodean. El vídeo acaba, pero el desafío de esta mujer no.

Según muestran imágenes compartidas en las redes sociales, la mujer, de avanzada edad, volvió a colocarse sobre la tanqueta, sin violencia, en paz… Apoyó su cara sobre el capó de la tanqueta y esperó. Esperó a ser detenida, tal y como muestran las imágenes, por miembros de la Guardia Nacional que se la llevaron en una moto custodiada por dos agentes.

 

seguir-leyendo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s