El DT que asesinó a un nene de 10 años: “Felipe siempre pedía verlo”

Lo dice la mamá del chico. Cuando al hombre le prohibieron verlo, lo mató y se suicidó.

 

“Felipe terminaba la práctica de fútbol y les decía a sus compañeros que iba a ayudar a su papá a juntar las pelotas. Mi hijo vio en Fernando el padre que siempre quiso tener. Cuando noté que empezó a actuar con más autoridad de la que le correspondía, acudí a la psicóloga. Y después pasó todo esto”. La que habla con Clarín es Alexandra Pérez, mamá de Felipe Romero, el nene de 10 años que fue secuestrado y asesinado por su entrenador de baby fútbol en Uruguay. El agresor, Fernando Sierra (32), luego se suicidó. La jueza confirmó a este diario que el nene también fue víctima de abuso sexual. Su mamá dice que no lo puede creer.

La relación entre Felipe y Fernando arrancó hace dos años. “Berenice, la mamá de un compañerito del colegio de Felipe, me presentó a Fernando. Al poco tiempo, mi hijo empezó a jugar en Defensor de Maldonado, donde él era DT, y generamos una amistad”, cuenta Alexandra que recuerda que, el primer día que vio al entrenador, él le manifestó su deseo de ser padre.

El vínculo entre Sierra y el nene comenzó a crecer. “Fueron varias veces juntos al Chuy (en el límite con Brasil) y lo llevó de viaje, con mi permiso, a Camboriú”, sigue la mamá. Pasaba mucho tiempo con el nene: “Se iba para su casa los viernes y volvía los domingos. Si le decía que no podía ver a Fernando, Felipe se ponía a llorar”. Pero, en los últimos meses, a Alexandra, que es policía, las actitudes de Sierra terminaron incomodándola. “Comenzó a llevárselo de los lugares sin mi autorización y, además, me enteré que la intención de su mamá, que se sentía ‘abuela’ de mi hijo, era que Felipe se fuera a vivir con ellos”, explica Alexandra, que el mes pasado intentó ponerle un límite al DT. “Le dije que era mi hijo y que yo decidía sobre él. Esa vez, Fernando se puso a llorar y me respondió que él se moría si le sacaba a Felipe”.

El miércoles pasado Alexandra optó por llevar a su hijo a una psicóloga, quien, sin darle precisiones, le recomendó que no dejara que Felipe se viera solo con ese hombre. “Esa tarde, mi hijo se entrenaba así que después de la práctica hablé con Fernando y le comenté que si bien iba a seguir en fútbol, por un tiempo, no iba a poder salir más con él. Me respondió que lo entendía”, agrega la mamá.

 

seguir-leyendo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s