Corea del Norte: ¿pueden las tensiones derivar realmente en una guerra?

Barcos de guerra y submarinos de Estados Unidos en movimiento. Corea del Norte realizando un ensayo de artillería a gran escala. Washington y Pyongyang intercambiando una incendiaria retórica cada semana.

 

Con todo esto, es difícil saber si la guerra es inminente o si en realidad son solo tensiones crecientes en lo que el nuevo gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encuentra la manera de lidiar con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un.

Los reportes diarios sobre la frágil situación alimentan las preocupaciones sobre una guerra inminente. Pero, ¿se llegó realmente a un punto de no retorno?

Tan sólo una chispa
La situación es un polvorín y basta una pequeña chispa, temen los analistas.

“La verdadera cuestión ahora es que alguien cometa un error estúpido, porque cualquier tipo de escalada menor podría salirse de las manos”, dijo Bruce Bennett, analista de defensa de RAND Corporation.

Sin embargo, incluso ante un error de cálculo, muchos expertos creen que la guerra no es inminente.

Si lo fuera, las fuerzas armadas de Estados Unidos estarían colocadas en lo que se conoce como Defcon 2, según Carl Schuster, profesor de la Universidad de Hawai y ex director de operaciones en Centro de Inteligencia Conjunto del Comando del Pacífico de Estados Unidos.

Schuster dijo que el anuncio sería formal y público.

El ejército de Estados Unidos también se reforzaría dentro de sus fronteras y enviaría un segundo portaaviones al este de Asia, y los portaaviones no se mueven rápido.

El Comando del Pacífico de Estados Unidos dijo que el grupo de ataque del portaaviones USS Carl Vinson llegará a la Península de Corea a finales de abril, pero no ha anunciado ningún otro movimiento de portaaviones.

Schuster añadió que también es importante ver los movimientos de tanques y artillería de Corea del Norte.

El masivo ensayo de artillería del martes, que según un funcionario fue el mayor de la historia del país, es una mala señal. Sin embargo, también habría que considerar cuanto munición se trasladó para tal evento.

Schuster dijo que los norcoreanos probablemente moverían mucha más munición para una batalla, y esta sería visible con imágenes de satélite.

El factor Trump
Para complicar las cosas, la presidencia de Donald Trump ha dado paso a una nueva era de retórica dura y política arriesgada.

Trump y miembros clave de su gabinete han elevado recientemente la retórica, afirmando que “la era de la paciencia estratégica ha terminado” y “todas las opciones están sobre la mesa” cuando se trata de lidiar con el aislado Estado.

El presidente estadounidense está empujando a China, el aliado más importante de Pyongyang, a presionar económicamente a Corea del Norte con el fin de que abandone su programa nuclear.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, dijo que EE.UU. intenta reunir el apoyo de sus aliados y vecinos de Corea del Norte, entre ellos China, para tensar la cuerda.

La preocupación es que presionar más en coordinación con otros, estrategia empleada anteriormente, no cambiará las cosas. Corea del Norte normalmente responde a las sanciones con nuevos desafíos.

 

seguir-leyendo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s