La punta en la Boca

Boca volvió a la alegría: aplastó 3-0 a Independiente y, además de sacarle el invicto a Holan, estiró a cuatro la ventaja sobre River en un domingo ideal. Benedetto, autor de dos de los tres tantos, fue la gran figura de un equipo que se reencontró consigo mismo. 

 

A lo campeón. Así jugó Boca. Como le pedía la gente. Esa que llenó hasta más no poder la Bombonera en pos de darle una mano a un equipo que venía falto de confianza tras algunos malos resultados. Resultados que no podían repetirse. No esta noche. No contra Independiente. No con la posibilidad de estirar a cuatro la ventaja sobre River.

Después de varias fechas Boca volvió a ser el Boca puntero de hace un tiempo. El que te lleva puesto. El que mete pierna fuerte. El que ataca por los costados. El que aprieta los dientes y no duda en ningún momento. Ese es el Boca que aplastó a Independiente. El que le sacó a Holan un invicto de 14 partidos.

Se lo sacó desde el mediocampo, donde Barrios, Gago y Pablo Pérez se comieron a los creativos. Nada de Erviti, poco de Rigoni, menos de Benítez. Sólo Barco pudo generar algo desde su desfachatez, pero no lo suficiente como para doblegar a este nuevo/viejo Boca puntero, que aún sin Centurión se reencontró con su fútbol. Fútbol que muchas veces nació desde los pies de Gago, más suelto a partir de la ubicación del colombiano Barrios, quien volvió a desempañarse en la posición en la que mejor lo hace, como único 5. El pelotón que le puso a Pavón en el comienzo resume el compromiso de Pintita para con el juego.

Tan abrumante fue la supremacía de Boca que Independiente recién consiguió llegar con peligrosidad al arco de Rossi cuando el reloj marcaba los 35′. Y ya para ese entonces lo que buscaba no era la ventaja sino empatar el partido: unos minutos antes Benedetto, de implacable temporada, había puesto de penal el 1-0 (ver Un penal, un año después). E iba a haber más, porque sobre el final de la primera mitad Junior Benítez empujó al gol un centro milimétrico de Pavón para estirar el parcial al 2-0.

La reacción del Rojo llegó en el comienzo del complemento pero no duró más de 15 minutos. Boca, ya cómodo con el resultado, se metió atrás con la intención de aguantar la ventaja y aprovechar algún contragolpe. Ni así Independiente logró inquietarlo. Tuvo alguna aproximación interesante pero nada que realmente comprometiera la victoria de Boca, que terminó cerrándose por goleada luego de que la presión de Benedetto surtiera efecto y, tras una buena intervención de Junior Benítez, el 9 marcara el 3-0.

Triunfazo del equipo de Guillermo. Triunfazo y la punta en la Boca.

 

VER LA NOTA ORIGINAL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s