Asesinato del sindicalista: a Pablo Achingo lo golpearon, luego le prendieron fuego vivo y murió asfixiado

Al filo del mediodía de ayer terminó en la Morgue Judicial de Posadas la autopsia que se le practicó al sindicalista Pablo Sabino Achingo (57), asesinado anoche y cuyo crimen estremece por la crueldad con la que actuaron los autores. El examen forense determinó que el hombre falleció asfixiado luego de que le prendieron fuego vivo. Para reducirlo, los atacantes lo golpearon de manera contundente en el cráneo.

 

 

Fuentes judiciales precisaron que el fuego empezó en la zona genital de la víctima y que de ahí se expandió a distintas partes del cuerpo. El humo que generó la combustión terminó matándolo, confirmaron los informantes consultados por Misiones Online.

Una vez que el hombre dejó de existir dejaron su cuerpo tirado en plena chacra 130, a pocas cuadras de la parroquia Santa Rita. Finalmente, los homicidas fueron hasta el Acceso Oeste y quemaron el coche Renault Fluence de quien era secretario adjunto del Centro de Empleados de Comercio. Al menos esa es la secuencia que marca la principal hipótesis.

El hallazgo
El cruce de las calles 82 y 127 es oscuro y por la madrugada no suele haber nadie circulando por el lugar. Alrededor de las 2.30, vecinos escucharon que los perros ladraban más de lo habitual, también el sonido de un vehículo que se detenía y segundos después reanudaba la marcha. Con esos dos datos trabajan los detectives.

Luciana Brizuela, quien reside frente al lugar donde apareció el cuerpo, contó que ella salió a espantar a los perros, que amenazaban con no dejarla dormir. Allí vio “un bulto” en plena calle, pero no se animó a avanzar. Volvió a encerrarse.

Horas después, un estudiante secundario que iba hacia el colegio encontró el cadáver. De inmediato avisó a su familia y luego a la Policía.

Cuando los uniformados y funcionarios judiciales llegaron al lugar otros pobladores aportaron su testimonio. Así se supo que en ese cruce de la chacra 130 oyeron detenerse a un rodado y luego abrirse una especie de puerta corrediza. Segundos después, el rodado retomó su marcha.

El hallazgo del cadáver, que tenía quemaduras pero que no estaba carbonizado, se dio luego de que encontraran totalmente incendiado el Renault Fluence. Estaba a unos mil metros del puente de la avenida Chacabuco sobre el arroyo Mártires. Entre la esquina donde dieron con el cadáver y el sitio donde abandonaron el auto incinerado hay poco más de dos kilómetros.

El martes a las 21, Achingo fue a jugar al fútbol al club Villa Urquiza. Eso se lo contó a la Policía Nelli Vialli, esposa del fallecido. Después del partido llevó a un amigo hasta la casa. Ese allegado fue el último en verlo con vida.

Donde aparecieron el cuerpo y el auto peritos de la Policía provincial y de la Secretaría de Apoyo para las Investigaciones Complejas del Poder Judicial trabajaron durante horas. También se tomó declaración a los vecinos del barrio donde abandonaron el cadáver.

Todo el trabajo investigativo es supervisado por el juez de Instrucción Uno, Marcelo Cardozo, quien estuvo presente en el escenario del hallazgo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s